Fauna periodística XXXII: llamaditas, mamaditas y otros vicios del periodismo

Imagen: eslibertad.org

Imagen: eslibertad.org

A este post le precede un silencio atronador que da vergüenza asumir. A estas líneas las paren una parte de indignación y otra, la mayor, de sonrojo. Tener un blog sobre periodismo tiene sus ventajas, la principal es saber que nunca se agotarán los motivos por los que arremangarse y ponerse a escribir, a teclear, una vez más. Pero tener un blog de periodismo y ser periodista también tiene sus inconvenientes. El primero y más importante, el de tener que callarse el 90 % de las ideas. Porque, seamos sinceros, lo de la falta de tiempo que tantas veces se esgrime, es una falacia. Si puedes dejar de comer decentemente para sacar tu trabajo adelante, puedes hacer un hueco en la jornada para vomitar lo que quieras sobre la pantalla del ordenador. Pero no nos fustiguemos aún.

Para escribir estas líneas he tenido que acudir a Google, como para la gran mayoría de trances vitales. “Kichi contra periodismo”, escribo, porque hace tiempo que la corrección gramatical en el buscador ha pasado de moda. Abro el primer artículo que reseña internet y leo: “Kichi ataca a la prensa gaditana, a la que acusa de ‘falta de rigor’ por no serle favorable”. Hoy no llevo puesto el traje de periodista rigurosa y me doy por satisfecha con el titular y los subtítulos, que me informan de una campaña de Podemos en Cádiz contra la prensa y la reacción de los compañeros de la Asociación de la Prensa de Cádiz. No necesito mucho más para saber de qué va la vaina: políticos de nuevo cuño que se ofenden por las informaciones periodísticas y compañeros que afean la generalización, siempre tan injusta pero tan cómoda a la vez.

No quiero saber quién lleva la razón, probablemente porque, si escarbamos un poco, ambas partes la tengan en determinada proporción. Sí, amigos, los periodistas también nos equivocamos, y por supuesto, los afectados han de poder patalear al menos. Insisto, no conozco la letra pequeña y tampoco me importa para el objeto de este post. Frenen los impulsos de colocarme en tal o cual bando, porque no van por ahí los tiros. Cualquier campaña de difamación, venga de donde venga, me molestará, y creo que con eso ya pueden intuir mi postura.

Mi atención se centra, más bien, en las reacciones a la campaña de Podemos. Nunca, insisto, nunca defenderé a nadie que pretenda delimitar la libertad de prensa a lo que a él le conviene. Están muy acostumbrados los políticos, los viejos y los nuevos, a definir ellos mismos qué es el buen periodismo y cuál no lo es, que coincide asombrosamente con los que les dan o les quitan la razón. Ejemplos de ello los hay a patadas en todos los sitios. Allí donde hay un periodista haciendo su trabajo, habrá alguien que le critique, con o sin razón.

Lo que me preocupa es la sobreactuación y el silencio cómplice en otras situaciones. Una de las cosas que más me molesta es la hipocresía y las falsas apariencias. Por eso, que un político o todo un partido se tome la molestia de volcar sus esfuerzos en señalar a la prensa por supuestas ofensas en público, me parece hasta valiente. Se quejan, sí, pero a la cara. Es peor, creo yo, cuando te dan la puñalada trapera por detrás.

Todos los políticos, salvo los menos inteligentes, te sonríen, te hacen gracias, te quieren a su manera. Todos se dirigen a ti de forma amable, salvo los muy pasados de rosca; todos te hacen carantoñas para que no les des, o lo hagas las menos veces posibles. Pero ocurre de vez en cuando que, ante lo publicado o dicho, se revuelven contra ti. Pero nunca se lo vas a notar, nunca lo harán a la cara, porque su juego es callado y canallesco. A mi lo que me preocupa, por si no lo han notado aún, es la llamadita al orden al jefe, el toque de atención, que suele drenar despacho abajo para que te cale bien hasta los huesos. Ese es el verdadero peligro. Un tuit jode, hace daño, enerva y solivianta, sí. Pero una llamadita te pone en el disparadero.

Esas presiones existen desde siempre, es la mierda con la que el periodista debe aprender a vivir, y la que el jefe debe saber neutralizar (lo de los jefes que hacen más caso al político que a su redactor, generalmente al olor del dinero, lo dejamos para otro post). Por eso, no me quita el sueño que un político abra Twitter con el ánimo de echar por tierra mi trabajo. Puedo contestarle de la misma forma o seguir con mi tarea honestamente, eso ya va al gusto de cada uno. Lo que no se puede contestar es lo que no te dicen a la cara. Y eso, colegas, es más viejo que la orilla del río.

Anuncios

2 comentarios el “Fauna periodística XXXII: llamaditas, mamaditas y otros vicios del periodismo

  1. Manuel Centeno dice:

    Qué buena eres y qué razón tienes, compañera. Un beso

  2. Carlos de Miguel dice:

    Más razón que un santo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s