Fauna Periodística XXXIV: Los hombres que no amaban al periodismo

pray

Pray for journalism

Los habituales de este blog -los que tenéís la santa paciencia de seguir ahí- sabéis, o habéis notado, que cada vez me cuesta más escribir. Entre las razones está la procrastinación, una miaja de vagancia y un poco de pereza. Porque aún hay mucha fauna periodística por retratar, sí, pero cada vez es más costoso sentarse a describir a la caterva de especímenes que hacen de esta profesión algo tan feo. No me falta la inspiración, eso cierto, que de desgraciados está esto lleno, pero entre que lo compenso con grandes compañeros y que casi no tengo tiempo de desvelarme por aquéllos, la cosa queda muchas veces en ligeros apuntes mentales.

Sin embargo, había un tipo de periodista que cada vez iba cogiendo más forma en mi mente. Tenía claro hasta el título que le iba a dar, que es el que encabeza este Fauna. Pero de pronto me pregunté si no estaba escribiendo siempre sobre la misma persona, sobre el mismo arquetipo de periodista una y otra vez. Porque al final todos esos odiosos que nos rodean tienen un pedazo de cada uno de los Faunas que ya se han escrito. Siempre recordaré aquél primer capítulo, las periopijas, que con tanta rabia escribí. Aquella primera semblanza llevaba esencia femenina, pero no es exclusivo de las mujeres hacer valer cualidades externas a lo periodístico para ascender en la profesión. Lo que sí que hay es mucho bobo babeante que se deja embaucar por asuntos poco profesionales. Pero decidme si no es igual eso que blandir un árbol genealógico o una amistad para conseguir algo.

Tiene también mucho de pasillero ese periodista que con nada llegó a lo más alto y descubre de pronto que habrá de mantenerse ahí. Son entrañables porque se creen que te engañan, los animalicos. Y hombre, alguna vez te la clavan , no os voy a decir que no, pero una aprende a identificarles fácilmente. Excesivamente simpáticos, excesivamente cercanos… hay pasilleros de los que conozco intimidades no ya suyas sino de sus padres, por ejemplo. Toda una incomodidad de conversaciones en las que intentan arrancarte confesiones o cotilleos, palabras malsonantes sobre todo, con las que ir haciendo acopio para el día que tengan que señalarte.

En una segunda fase, cuando ya tienen sus posaderas bien a salvo, suelen tornar en ilustrados. Gente que sabe de todo y que además, gusta de demostrarlo. No aceptan una idea contraria, no digamos ya la más ligera crítica. El periodismo lo inventaron ellos y nadie les va a dar lecciones, son como el Alfa y la Omega de la profesión. Eso sí, no tienen ni puñetera idea de lo que significan palabras como ética o moral… suelen sustituirlas por otras como ventas o audiencia. Pero oye, están bien vistos. Muy bien vistos, de hecho, porque son también muy temidos. Suelen tener por los huevos a los de arriba y los de abajo, y no dudan en apretar si la ocasión lo requiere. Son los periodistas de los bajos instintos, también muy fáciles de identificar. No os pongáis en su camino.

Entre medias hay una subcategoría (lo de sub- les viene al pelo). No han crecido lo suficiente y viven con el resquemor de lo que pudo haber sido y no fue. Es como aquella compañera de clase o aquél chico de la universidad que iban para modelo y de pronto ensancharon las caderas y perdieron el pelo, jodiendo el único porvenir para el que se habían preparado. Son peligrosos especialmente porque están incómodos en su puesto, amargados con la vida porque se esperaban mucho más (algunos incluso lo merecían) pero también porque se saben pisados por los superiories… con lo que ellos también buscarán a quien pisar. Generan mitad penica -que no pena-, mitad miedo, con la suerte de que conforme les conoces, se impone lo primero.

No confundir esta última fauna con los renegados. Éstos son pobres diablos que esperan lo más dignamente que pueden a la jubilación y lo mismo les da so que arre. Saben que les quedan pocas exclusivas por firmar y normalmente esperan a que llamen a su puerta. No les menospreciéis: pronto dejarán sitio a los nuevos.

Por eso, cada vez que alguien cita a Ryszard Kapuściński diciendo eso de que ‘Las malas personas no pueden ser buenos periodistas’, esbozo una sonrisa por la cantidad de gentuza que conozco que emponzoña esta profesión y a los que se les considera – o se les hace creer que se les considera, que viene a ser lo mismo- buenos periodistas. Solemos decir esta frase para soltar un poco de presión, para tranquilizarnos cuando pensamos “¿Cómo cojones ha llegado ahí (arriba)?”, como si el hecho de que considerarlos malos periodistas nos aliviara el luto. Es una ilusión por muchas razones, la más perentoria porque si están arriba, poco importa ya si son buenos o malos. Y en segundo lugar, porque si están arriba siendo unos desgraciados o desgraciadas, te hace replantearte no solo tu visión de la profesión sino el sentido de tu propia vida. Porque si los (algunos) malos periodistas van a los (algunos) consejos de administración… ¿a dónde van los demás?

Anuncios

Fauna periodística XXXIII: ¿Machismo? ¿Qué machismo?

womanEsto es el día a día de muchas *periodistas:

  • Tienes demasiado genio, eres muy brusca (versión masculina: eres un líder)
  • ¿Pero qué te pasa, tienes la regla?
  • Uy… ¿temas feministas? ¿No es muy agresivo?
  • Hola, XXX, ¿cómo estás? (Dice él mientras le soba, como cada día, la espalda)
  • Ah, ¿vas a opinar de deportes? ¿Pero tú entiendes de eso?
  • ¿Deporte feminino? Jajajajaja… ¡la escoba y el estropajo!
  • ¿Deporte femenino en la sección de deportes? Mejor hacemos una sección nueva
  • (Una redactora a su jefe): El político XXXX me ha dicho esta burrada… Contestación: Jajajajajaja… cómo es…
  • Para salir en pantalla ponte más faldas y menos pantalones. Pareces una camionera.
  • ¿Ir tú a esa manifestación? Deja, deja… no sea que te vaya a pasar algo.
  • (Justo antes de contratarte) Oye… tú no pensarás quedarte embarazada, ¿verdad?
  • Uy, qué maquillada vienes, ¿te vas a ligar a alguien?
  • Lo raro es que vaya tan tapada, con lo que le gusta que el alcalde le mire las tetas…
  • ¿Has visto qué chica más guapa tenemos en la tele/radio/wherever?
  • Pero esos artículos están muy bien escritos… ¿son tuyos o te los hace el jefe?
  • Ya os contratan por el físico, ¿qué más queréis?
  • ¿Esa pregunta es tuya o de tu jefe?
  • Esta entrevista la va a ver tu jefe antes de emitirla, ¿verdad?
  • ¿Tus compañeros no han podido venir?
  • Uy, vienes muy arreglada… tú quieres algo…
  • ¿Por qué no vienes con vestido a grabar?
  • (Político a periodista) Con esas piernas tan bronceadas… ¡uno no es de piedra!
  • Ponte tú en los vídeos para la web, que eres mona y pincharán más
  • Para entrevistar a los futbolistas, ponte escote, seguro que así te atienden mejor
  • Con esos ojos que llevas, ¿cómo no voy a responder a tu pregunta?
  • Si eres jefe, te sientas con los jefes. Si eres jefa, con el resto de periodistas
  • Si terminas el artículo a tiempo, te invito a un viaje a Ibiza conmigo
  • No, mejor tú me dices las preguntas que tengo que hacer, pero la entrevista la hago yo ¿vale?
  • Entrevistados que te llaman ‘Princesa’
  • Esos políticos que te llaman ‘niña’
  • Esos políticos que cuando te van a besar, aprovechan para sobarte el pecho
  • Pero… ¿tú por qué me haces esas preguntas tan serias?
  • Que te hagan el paseíllo porque ese día te has puesto falda
  • Que tu escote sea el verdadero entrevistador, y no tú
  • Que te intenten besar en la comisura de los labios
  • Ese tema lo propones porque eres chica
  • Es jefa porque se ha tirado a alguien
  • Jefes que te meten la cara en el canalillo mientras te hablan
  • Jefes que te pasean como un trofeo de caza

 

*Todas estas situaciones son reales, testimonios de compañeras que se han enfrentado a estas y otras situaciones desagradables por el simple hecho de ser mujeres.

 

Fauna periodística XXXII: llamaditas, mamaditas y otros vicios del periodismo

Imagen: eslibertad.org

Imagen: eslibertad.org

A este post le precede un silencio atronador que da vergüenza asumir. A estas líneas las paren una parte de indignación y otra, la mayor, de sonrojo. Tener un blog sobre periodismo tiene sus ventajas, la principal es saber que nunca se agotarán los motivos por los que arremangarse y ponerse a escribir, a teclear, una vez más. Pero tener un blog de periodismo y ser periodista también tiene sus inconvenientes. El primero y más importante, el de tener que callarse el 90 % de las ideas. Porque, seamos sinceros, lo de la falta de tiempo que tantas veces se esgrime, es una falacia. Si puedes dejar de comer decentemente para sacar tu trabajo adelante, puedes hacer un hueco en la jornada para vomitar lo que quieras sobre la pantalla del ordenador. Pero no nos fustiguemos aún.

Para escribir estas líneas he tenido que acudir a Google, como para la gran mayoría de trances vitales. “Kichi contra periodismo”, escribo, porque hace tiempo que la corrección gramatical en el buscador ha pasado de moda. Abro el primer artículo que reseña internet y leo: “Kichi ataca a la prensa gaditana, a la que acusa de ‘falta de rigor’ por no serle favorable”. Hoy no llevo puesto el traje de periodista rigurosa y me doy por satisfecha con el titular y los subtítulos, que me informan de una campaña de Podemos en Cádiz contra la prensa y la reacción de los compañeros de la Asociación de la Prensa de Cádiz. No necesito mucho más para saber de qué va la vaina: políticos de nuevo cuño que se ofenden por las informaciones periodísticas y compañeros que afean la generalización, siempre tan injusta pero tan cómoda a la vez.

No quiero saber quién lleva la razón, probablemente porque, si escarbamos un poco, ambas partes la tengan en determinada proporción. Sí, amigos, los periodistas también nos equivocamos, y por supuesto, los afectados han de poder patalear al menos. Insisto, no conozco la letra pequeña y tampoco me importa para el objeto de este post. Frenen los impulsos de colocarme en tal o cual bando, porque no van por ahí los tiros. Cualquier campaña de difamación, venga de donde venga, me molestará, y creo que con eso ya pueden intuir mi postura.

Mi atención se centra, más bien, en las reacciones a la campaña de Podemos. Nunca, insisto, nunca defenderé a nadie que pretenda delimitar la libertad de prensa a lo que a él le conviene. Están muy acostumbrados los políticos, los viejos y los nuevos, a definir ellos mismos qué es el buen periodismo y cuál no lo es, que coincide asombrosamente con los que les dan o les quitan la razón. Ejemplos de ello los hay a patadas en todos los sitios. Allí donde hay un periodista haciendo su trabajo, habrá alguien que le critique, con o sin razón.

Lo que me preocupa es la sobreactuación y el silencio cómplice en otras situaciones. Una de las cosas que más me molesta es la hipocresía y las falsas apariencias. Por eso, que un político o todo un partido se tome la molestia de volcar sus esfuerzos en señalar a la prensa por supuestas ofensas en público, me parece hasta valiente. Se quejan, sí, pero a la cara. Es peor, creo yo, cuando te dan la puñalada trapera por detrás.

Todos los políticos, salvo los menos inteligentes, te sonríen, te hacen gracias, te quieren a su manera. Todos se dirigen a ti de forma amable, salvo los muy pasados de rosca; todos te hacen carantoñas para que no les des, o lo hagas las menos veces posibles. Pero ocurre de vez en cuando que, ante lo publicado o dicho, se revuelven contra ti. Pero nunca se lo vas a notar, nunca lo harán a la cara, porque su juego es callado y canallesco. A mi lo que me preocupa, por si no lo han notado aún, es la llamadita al orden al jefe, el toque de atención, que suele drenar despacho abajo para que te cale bien hasta los huesos. Ese es el verdadero peligro. Un tuit jode, hace daño, enerva y solivianta, sí. Pero una llamadita te pone en el disparadero.

Esas presiones existen desde siempre, es la mierda con la que el periodista debe aprender a vivir, y la que el jefe debe saber neutralizar (lo de los jefes que hacen más caso al político que a su redactor, generalmente al olor del dinero, lo dejamos para otro post). Por eso, no me quita el sueño que un político abra Twitter con el ánimo de echar por tierra mi trabajo. Puedo contestarle de la misma forma o seguir con mi tarea honestamente, eso ya va al gusto de cada uno. Lo que no se puede contestar es lo que no te dicen a la cara. Y eso, colegas, es más viejo que la orilla del río.

Fauna Periodística XXX: Los desterrados hijos del periodismo

derechoDicen que a los periodistas no nos gusta hablar de nosotros mismos… y eso es una verdad a medias. Es cierto que rehusamos a menudo dar noticias que surgen en nuestro propio gremio, nos excusamos al hablar de nosotros mismos como si no sufriéramos EREs, despidos, malas condiciones laborales y abusos. Somos así de bobos. Sin embargo, si ustedes han compartido momentos de asueto con alguno de nosotros, y sobre todo si en la reunión hay más de uno, el trabajo se convierte en tema ineludible. Aburrimos a las ovejas hablando de anécdotas, quejándonos de nuestras cuitas y dando buena cuenta de cómo nos porculan casi a diario.

En medio de esa amplia variedad de temas, ese abanico de quejas, retahílas y reivindicaciones, nos olvidamos de parte de la problemática que, o mucho me equivoco, o pronto nos dará una patada en nuestra conciencia de plumillas. Nos ocupamos y preocupamos por los compañeros que lo pasan mal, por los que tienen trabajo y parece que no lo tienen mirando la cuenta a final de mes; por los que lo tuvieron y ahora han de buscar un hueco en otra redacción; por aquellos que ya no ejercen la profesión que eligieron y deben conformarse con otro cometido, con mayor o menor suerte… ¿Pero qué pasa con quienes siquiera han llegado a ejercer la profesión?

Cada año salen de las facultades casi 3,000 nuevos periodistas y muchos de ellos ni siquiera pisarán una redacción en su vida. Estamos dejando de lado a todos aquellos que nunca podrán trabajar en el periodismo porque han sido expulsados de los medios antes de tiempo. No estamos reparando en esa parte de la profesión, todo ese talento que estamos dejando irse por el desagüe de los nuevos modelos mediáticos, ese juego de trileros que en la mayoría de los casos significa hacer de todo por la mitad de precio.

¿Qué hacer para evitar esa sangría? En la Arcadia la respuesta sería obvia: dignificar de nuevo las redacciones, liberar del yugo a los redactores que han de hacer el trabajo que antes llevaban a cabo tres periodistas, y prepararnos para las nuevas hornadas, que llegan talentosas, inquietas y desafiantes. En el mundo real, la solución varía ostensiblemente. Es polémico y va contra ese orgullo que uno siente, apuntalado por Gabo cuando dijo que este era “el mejor oficio del mundo”, pero ¿y si comenzamos a hacer campaña por el NO? Aborrezco la idea de decirle a alguien que no estudie periodismo… y sin embargo, reconozcámoslo, es lo primero que nos viene a la mente cuando algún inocente nos comunica la feliz idea de encaminar sus estudios por esta tortuosa senda. Hacer campaña por el NO a estudiar periodismo es incómodo, impopular, polémico y mezquino, si me apuran… pero todos los periodistas somos fieles defensores del trasfondo, que no es otro que evitar a los demás -si son seres queridos, más aún- las penas y los sufrimientos que nos ha traído esta jodida profesión. Es la mejor, sí… pero la querríamos igual si fuera un poco menos puñetera.

Quo vadis, Periodismo?

nero

Aquí un redactor pensando cómo explicar el PGOU

Hace poco acudí a la presentación del informe de Red Acoge llamado Inmigracionalismo, que no es otra cosa que el tratamiento de la información acerca de la inmigración con altas dosis de sensacionalismo. Durante el transcurso de la rueda de prensa, dirigida especialmente a los medios de comunicación como nexo entre las asociaciones -generadores de noticias e información- y los ciudadanos – destinatarios de ese contenido-, me llamó la atención una idea que no es la primera vez que surge en este diálogo de organizaciones-medios-sociedad. Yo misma hice la misma observación durante la ponencia sobre Periodismo y Patrimonio en AR&PA, donde fui invitada por la Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio de Valladolid: lo primero que hay que hacer para que esa relación fluya y sea positiva es conocerse mutuamente. Las organizaciones nos pedían a los medios de comunicación un mayor acercamiento a su realidad, no ya a los casos o problemas que presentan, sino a su propio funcionamiento. Al igual que ocurre con las asociaciones que defienden el patrimonio de nuestras provincias, y como a buen seguro pasará con cualquier tipo de asociación, se echa de menos una cercanía que redundaría en una mejora de la información, esto es, en un crecimiento en la sociedad en conocimiento y en comprensión.

Por supuesto, la cuestión es una calle de doble sentido: las asociaciones también deberían conocer más de cerca el funcionamiento de los medios de comunicación, su idiosincrasia, sus particularidades, de forma que la relación con ellos y, por lo tanto, la información que se les brinda sea mejor, más efectiva y llegue en óptimas condiciones a la sociedad. Por eso, entre otros muchos motivos, es muy deseable y necesario que al frente de los gabinetes de comunicación de cualquier entidad o asociación haya un periodista que haya ejercido.

Ese aparente desconocimiento por ambas partes me llevó a reflexionar sobre el camino que ha tomado el periodismo en los últimos años, ¿por qué nos hemos alejado de la sociedad? Tal vez parezca este un diagnóstico exagerado, pero los medios de comunicación tradicionales, más allá de maniqueísmos partidistas, despiertan el recelo de la gente más de lo deseable.

Hemos olvidado que escribimos para la gente, para el ciudadano de a pie, y a ellos debemos dirigir nuestras informaciones. No confundir esto con rebajar el tono o tratar al lector/espectador/oyente como si fuera tonto. Pero caemos muy a menudo en una especialización del lenguaje que hace a nuestras informaciones algo incomprensibles para le ciudadano medio. Especialmente sangrantes son las noticias referentes a la justicia, pero esta especialización mal entendida se extiende a casi todos los ámbitos. Explicar lo que ocurre en la ciudad con un lenguaje claro y sencillo no implica pérdida de calidad o simplificación. Al contrario, llegar a explicar de forma sencilla un acontecimiento, suceso, ley o norma implica un mayor esfuerzo por parte del periodista que si se limita a cortar y pegar términos burocráticos que dispersan la atención y dificultan la comprensión de lo que queremos transmitir. Llegar a entender algo de forma que seas capaz de explicarlo con sencillas palabras es lo verdaderamente complicado. Quizás, por eso, se haya dejado de hacer.

Pero a esa distancia formal se una otra más peligrosa si cabe aún: el abandono de la ‘militancia social’, es decir, entender que el periodismo es una herramienta fundamental para el desarrollo de la sociedad y sus ciudadanos, para convertirse en simples voceros del poder, en cualquiera de sus facetas. Esa es la gran distancia, el abismo, que hay que saltar. Ese vacío entre los intereses de la gente y los intereses políticos y económicos es la gran herida abierta que amenaza con gangrenar a la profesión. Con el agravante, además, de que quienes podrían curarlo de primera mano – los periodistas- carecemos de las armas necesarias para llevarlo a cabo. Sabemos lo que hay que hacer, lo que hay que preguntar, lo que hay que publicar, pero chocamos contra el muro de las estrictas órdenes dictadas para no salirse del guión de nadie. Los políticos nos utilizan como arma arrojadiza en una guerra en la que deberíamos actuar como testigos y no como jueces, una batalla mediática que poco o nada tiene que ver con los problemas y las preocupaciones reales de la gente. El 23F fueron los medios de comunicación los jaleados por los ciudadanos al entender el papel conciliador y democrático que habían protagonizado en esas horas de angustia y pesadillas recientes. Mucho me temo que ahora las palabras de ánimo, e incluso de agradecimiento, se tornarían en desplantes y reproches, muchos de ellos merecidos.

De puñaladas, pintas y últimas cenas

Los colegas de Los 4 Palos me dejaron un hueco en su archiconocido blog para airear un nuevo fauna. Agradecida y emocionada. 

Que el periodismo es una profesión dura -cada vez más-y llena de sin sabores es algo que, a pocos periodistas que sigan en Twitter, ya habrán detectado. Que te regala momentos maravillosos y conoces gente extraordinaria, también. Pero quizás haya un aspecto de este trabajo que el común de los mortales desconozca: es la profesión de la puñalada y el mierdismo.

Cuando estaba en la universidad y me decían que iba a ser duro meter la cabeza en los medios, yo, tonta de mí, pensaba que las dificultades vendrían por la competencia entre buenos profesionales, ya saben: tener que destacar entre un puñado de periodistas muy buenos e intentar marcar la diferencia.

judas

Last dance

Luego me di cuenta que con lo que se tiene que luchar más fervientemente es contra los egos, los poderes políticos y económicos, y los que te traicionan. Que suena muy rollo Judas en la última cena, pero que es cien por cien verídico.

Cuantos más años pasan más me doy cuenta de que no siempre el factor decisivo es tu trabajo; la simpatía que provoques en los demás – sobre todo en los de arriba-, tu capacidad de camuflaje cuando vienen mal dadas o la suerte que tengas de cruzarte o no con algún desgraciado… Todo ello influye de forma determinante en el devenir de tu futuro profesional. Y ahí es donde nos topamos de bruces con el cobarde. No hace falta que lo busquen, ellos se encargan de manifestarse a lo espíritu errante.

El cobarde es ese que pretende que no hagas tu trabajo, que hace llamadas y encaje de bolillos para que te muevan de tu puesto, que deja caer que no eres bien visto en la zona vip de este partido o aquella empresa… en definitiva, como dicen en mi pueblo, se encargan de meterte los perros en danza para que el suelo que pisas se mueva bajo tus pies, a lo terremoto de San Francisco.

La cosa no molestaría tanto si tuvieran los huevos de hacerlo de frente, a la luz del día y sin esconderse. Chico, ¿te caigo mal? Dímelo, a lo mejor descubres que a ti no te aguanta ni la madre que te parió. Pero no es el caso; ellos son más de sonreírte, agarrarte por el hombro, dar dos sonoros besos cuando te cruzas con ellos por la calle y después… ¡trasca! Puñalada va.

Pero les falla el insisto… o la inteligencia, según se mire. Porque hay que ser muy torpe para no prever que, en esta profesión, llena de gente a la que le gusta más hablar que un tonto la leche, tarde o temprano esa jugarreta se sabrá. Es más, en demasiadas ocasiones tenemos que sentarnos frente al que sabemos, a ciencia cierta, nos está puteando por detrás. Debe de ser porque todo lo que tienen de desgraciados, les falta de sesera. Un jefe mío les llamaba “hijos de puta con pintas”, y les viene muy bien, porque son unos desgraciados a los que se les ve venir. Y de lejos.

Podéis ir en Paz

"Levanta, muchacha, que vas a coger frío"

“Levanta, muchacha, que vas a coger frío”

María era guapa, inteligente, atractiva, le gustaba pasearse por las calles de su pueblo haciendo gala de su buen físico. Destacaba entre el resto de las mujeres como si ella solita se hubiera llevado la belleza que se iba a repartir entre todas las féminas de aquél valle de lágrimas. María, consciente de su percha, utilizaba ‘su don’ para encandilar a los hombres y, claro, entre lo buena que estaba y lo envidiosas que eran las demás, no tardaron en sacarle cantares: María, se decía en su pueblo, era un poco casquivana. Vamos, un poco putilla… pero eso sí, porque podía.

No tardaron en rodearla un buen día al fondo de un callejón polvoriento dispuestas ellas a saldar esa deuda con la madre naturaleza, y ellos a vengarse por algún desplante, calentón o desaire del pasado. Pero hete aquí que un joven de melena rubia al viento, ojos azules y verbo privilegiado frenó la cacería con un simple “Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra”.

No vengo a pontificar, no se alarmen; de hecho, para mi María siempre será Carmen Sevilla y Jesús, un guaperas Jeffrey Hunter, que estaba, dicho sea de paso, más bueno que las hostias consagradas. Pero recuperemos por un momento la imagen que nos regala la persecución de la pobre María Magdalena: sola, asustada, acorralada por su propio pueblo, y todo por algún pecadillo de nada, unos cuernicos, un polvo echado a la virulé. Nada grave comparado con lo de exterminar pueblos, las guerras santas y demás vicios de principios de los tiempos.

Párense a pensar en la turba que rodea a esta buena mujer: enarbolando piedras grandes como puños, ciegos de ira (unas por envidia, insisto, y otros por no haber podido catarla) gritando “adúltera, adúltera” y blandiendo amenazantes lo que no era más que una prueba de su propio miedo. Jesús, que a parte de guapo era listo como un conejo, dio con la clave del problema: allí no se juzgaba a la pobre María. Allí se juzgaba los pecados de cada uno sobre la piel de aquella muchacha. Expiar tus propias culpas buscando un chivo que te avíe es muy de la condición humana. Echamos pestes sobre los demás, en muchas ocasiones, sabiéndonos parte del problema que juzgamos. Por eso somos tan implacables: cuanto más duros seamos con los demás, más celosamente guardaremos nuestras propias mierdas.

Esta paja mental me vino ayer noche a la cabeza, justo antes de dormirme, cuando empecé a ver en Santo Twitter la movida de RTVV: policías impidiendo a los trabajadores acceder a la tele, emisiones en directo narrando la muerte de un medio de comunicación y, como no podía ser de otra manera, una turba enfurecida blandiendo piedras verbales dispuestos a estrellarlas contra los trabajadores.

Esos periodistas a los que muchos acusan de hacer mal su trabajo son como aquella asustada Carmen Sevilla: no son inocentes, ni mucho menos, pero no se merecen cargar en sus espaldas con el peso del fracaso de toda una televisión. Es más, en ellos queremos reencarnar los vicios de una profesión, tan bonita como desalentadora y decepcionante en muchos casos; los pecados que todos hemos cometido alguna vez, como se decía en misa, por pensamiento, palabra, obra u omisión. Y queremos que paguen por ello: ¿no informaron del accidente de metro de Valencia? PIEDRA; ¿manipulaban las imágenes en manifestaciones, mítines y demás chiringuitos? PIEDRA; ¿reconocen ahora sus errores, a toro pasado? DOBLE PIEDRA.

Pedrolo

“¡Por mí y por todos mis compañeros!”

No estoy justificando el mal periodismo; si hay algo que me revuelve las tripas todas las mañanas – y muchas noches- es la cantidad de palabras escritas en forma de lengua lameculos para mayor gloria de las administraciones, los ayuntamientos, las juntas y, si me apuran, hasta las cofradías. Odio el mal periodismo tanto o más que esos que gritan al fondo del callejón (cómo, si no, escribiría yo mis Faunas…). Pero, ojo, no sea que algún día alguien se encargue, piedra en mano, de recordarnos nuestros pecados, echarnos en cara nuestras debilidades, y pretender así limpiar su propio nombre en el culo de los demás.

 Podéis ir en paz.